Infonomia, desde 2000

Échale una mano a tu cerebro con LEGO Serious Play

«Sería fantástico si pudiésemos alargar la etapa de creatividad infantil sin desaprenderla»

Por Doris Obemair

Hace 10 años, el fabricante de juguetes danés LEGO, famoso en todo el mundo por sus coloridas y versátiles piezas, se planteó el siguiente reto de gestión interna: cómo hacer que los procesos de planificación de estrategias corporativas fuesen un ejercicio de equipo más eficaz, en el que todos los trabajadores se comprometiesen a implementar el resultado. Provisto de una gran dosis de confianza en sus propios empleados, Kjeld Kirk Kristiansen, ex consejero delegado y hoy propietario de LEGO, concibió la idea de lo que hoy se conoce como LEGO Serious Play («juego serio de LEGO»), un método de resolución de problemas y una herramienta de comunicación basada en el uso del mayor éxito de ventas de los juegos de construcción: el LEGO.

Más vídeos en infonomia.TV

Al principio, las piezas de LEGO no formaban parte del método», explica Jesper Just Jensen, director de LEGO Serious Play (LSP), hasta que alguien dijo: «¿Y por qué no las usáis para estos procesos?». Así fue como las piezas LEGO, nombradas en 2000 Juguete del Siglo por la revista Fortune, entraron en la sala de juntas. Primero sólo se usaban dentro del grupo LEGO, pero seis años más tarde, otra persona dijo: «Ya que esto de planificar estrategias jugando funciona tan bien, ¿por qué no lo proponemos a otras empresas?». Así surgió un modelo de negocio en torno a esta idea, que incluía una red interactiva de consultores de empresa que recibían instrucciones y formación para aplicar el método LEGO con sus clientes. A día de hoy, alrededor de 500 empresas y organizaciones han practicado este juego serio, entre ellas Unilever, Lloyds TSB, Marks & Spencer o Novo Nordisk, uno de los principales proveedores de fármacos para la diabetes.

El método LEGO Serious Play

En un principio, LSP evolucionó como una herramienta de desarrollo estratégico basada en la convicción de que todos los miembros de una organización podían aportar algo a las reuniones, las decisiones, las soluciones o los resultados de un tema concreto. «Con el tiempo se ha convertido en una herramienta orientada al desarrollo de organizaciones, equipos e incluso en un ámbito más personal, como en el coaching, por ejemplo. Se ha aplicado en muchas situaciones diferentes», explica Jensen, «en innovación de producto, construcción de marcas, seminarios de creatividad, e incluso en programas de implementación de valor tras operaciones de fusión, como en el caso de un grupo danés formado a partir de la fusión de seis empresas energéticas».

Un juguete que cataliza la eficacia comunicativa

¿Por qué, para algunas empresas, este juego infantil se ha convertido en una herramienta tan potente que han preferido el sistema LEGO a la planificación estratégica y los métodos de desarrollo de equipo convencionales de los consultores tradicionales?

Construir figuras 3D con piezas de LEGO ayuda a ir directamente al núcleo del asunto, ya que desencadena una comunicación más eficaz y genuina entre los miembros de un grupo

«Imagínese una reunión normal y corriente», plantea Jesper. «10 personas sentadas alrededor de una mesa durante un par de horas discutiendo una cuestión. Todos tienen su propio orden del día, y van pensando en lo que quieren decir, esperando a que los otros se callen para dar su opinión sobre el tema». Normalmente, en ese tipo de reuniones o seminarios sólo unas pocas personas participan e intervienen de verdad, compartiendo sus puntos de vista e ideas a fin de poder exponer sus opiniones. Es muy probable que el resto de los participantes, trabajadores con apreciaciones y conocimientos valiosos, no se sientan lo suficientemente cómodos como para intervenir o interrumpir. Así es precisamente como se pierde una gran cantidad de energía, ideas y conocimientos internos. Otra consecuencia grave de estas situaciones es que la gente se siente menos motivada y, en última instancia, menos comprometida con el resultado de este tipo de procesos. El LSP pretende abordar exactamente esas deficiencias de comunicación en procesos organizativos. Construir figuras 3D con piezas de LEGO ayuda a ir directamente al núcleo del asunto, ya que desencadena una comunicación más eficaz y genuina entre los miembros de un grupo. «Así se consigue que los otros entiendan lo que uno piensa mucho más rápido», recalca Jensen.

Hora del recreo para nuestro complejo cerebro

Los proyectos LSP empiezan como cualquier otro proceso de consultoría: estudiando el problema del cliente y sus necesidades. «Tras un primer análisis, nuestros consultores, o facilitadores, como preferimos llamarlos, suelen organizar un seminario de un par de días para, por ejemplo, realizar una sesión de estrategias», explica Jensen sobre la puesta en marcha de un proceso de LSP. El objetivo es llegar hasta la estrategia construyendo maquetas 3D, tanto individualmente como en grupo, a partir de una muestra seleccionada de piezas LEGO estándar. «Al principio del proceso LSP es fundamental que los participantes dispongan de tiempo y espacio para construir algo ellos solos, de modo que todos tengan la posibilidad de reflexionar con detenimiento sobre el tema», continúa Jensen. Jugar con las piezas para construir algo parece iniciar una reacción en cadena en nuestro cerebro: «La investigación ha revelado que, al usar las manos, se produce una descarga emocional, y casi automáticamente la persona recurre a su base de conocimiento tácito, que traslada a su maqueta y a su historia. Es casi como una especie de motor de búsqueda Google», ilustra el director de LSP.

«El siguiente paso consiste en que los jugadores compartan sus ideas sobre el tema en cuestión describiendo a los otros la figura que han construido. Para entonces, ya se ha creado un ambiente positivo y la gente está más dispuesta y atenta, y escucha activamente sin interrumpir. En esa fase, cuando la gente empieza a explicar sus maquetas, solemos detectar dos momentos de sorpresa. El primero es: "¡Vaya, ni yo mismo sabía que conocía este tema tan a fondo!"; y el segundo proviene de los otros, que dirían algo así como: "¡Vaya, llevo años trabajando con esta persona y no tenía ni idea de que opinaba así sobre este problema! ¡Por fin entiendo su punto de vista!».

Sería fantástico si pudiésemos alargar la etapa de creatividad infantil sin desaprenderla

A continuación, el equipo tiene que elaborar una estrategia conjunta sobre la mesa. «Hemos detectado que ése es el momento en que se inician muchos pequeños procesos de toma de decisiones en los equipos. Tienen que acordar una estrategia común, que deberán ilustrar con piezas y figuras de LEGO. En el siguiente paso, pedimos al equipo que construya el entorno de su empresa u organización». Este proceso puede llevar entre cuatro y ocho horas. Durante todo el tiempo los facilitadores evitan usar el típico vocabulario de libro de texto de empresariales: «La razón es que queremos que la gente olvide sus ideas preconcebidas. Cuando nos referimos a elementos de estrategia, por ejemplo, usamos términos como entorno o agente. Una vez que se han acabado de construir todas las maquetas individuales, los participantes empiezan a conectarlas. En el momento en que tienes toda la complejidad de tu mundo expuesta ante ti sobre la mesa, puedes empezar a dar forma a posibles situaciones», subraya Jensen. En esa fase final, el facilitador ayuda a detectar patrones de toma de decisiones en el equipo, lo que podría desembocar en la formulación de lo que LSP llama principios directores básicos: «La gracia está en que, cuando la gente sale por la puerta y vuelve a sus tareas cotidianas, existe una comprensión coherente de la estrategia común de futuro y de cómo se impulsa la toma de decisiones en el equipo», explica Jensen, y prosigue: «Ése es uno de los puntos clave que distingue LSP de otros métodos más clásicos de planificación de estrategias o desarrollo organizativo, porque implica de forma activa a todos los miembros del grupo, su imaginación y sus conocimientos».

Serious play

Jugar con un objetivo

Los participantes de una sesión de LSP no tardan en olvidar que están sentados con un juguete en las manos. «Imaginar situaciones a través del juego ha ayudado a muchos equipos a advertir cuestiones y problemas de los que no eran conscientes hasta el momento», explica el director de LSP. Discutir casos hipotéticos ante una maqueta de un entorno te permite visualizar y anticipar posibles zonas de conflicto en los procesos organizativos. Pero el método aporta otro punto importante: «Se trata del aquí y ahora, del potencial de la gente presente en la sala en ese mismo instante». Al contrario que otros procesos de planificación estratégica, en los que se analiza el pasado y se especula sobre el futuro, LSP se centra en generar resultados del ahora. «Disponemos de un excelente pero infrautilizado volumen de conocimientos y valores de nuestros trabajadores, que podríamos aplicar aquí y ahora para tomar rápidamente unas cuantas buenas decisiones. ¿Por qué no utilizar a la gente que ya tenemos contratada?», pregunta Jensen. Y continúa: «Solemos hablar de "jugar con un objetivo", la gente juega para obtener una solución. El método funciona con todos los miembros de la organización; todos, incluso -o mejor dicho, especialmente- aquéllos a los que les cuesta expresarse, encontrarán en él una herramienta para comunicarse mejor a fin de resolver problemas complejos».


Al igual que les pasa a los niños, las piezas de LEGO en manos de un adulto inspiran la imaginación y la creatividad. Jensen concluye: «De niños, aprendemos a ser creativos porque nos dejan jugar y probar muchas cosas nuevas. Pero entonces empezamos el colegio, y nos obligan a desaprender, con lo que perdemos las ganas de jugar y parte de nuestra creatividad. Cuando somos adultos, queremos volver a ser creativos, así que sería fantástico si pudiésemos alargar la etapa de creatividad infantil sin desaprenderla».

Planes de futuro: crecer a través de la red

A día de hoy, los principales mercados de LEGO están en Europa, especialmente en Dinamarca, Italia y Portugal. «Actualmente trabajamos en todo el mundo con cerca de 55 socios que usan nuestro método con sus clientes, pero la estrategia de futuro es extender nuestro alcance, en concreto en Estados Unidos, donde no cubrimos ni una ínfima parte del mercado potencial. En cuanto a la búsqueda de socios, nos hemos centrado en Estados Unidos, Reino Unido y Alemania, donde queremos crecer en nuevos mercados y sectores mediante una red de consultores en expansión». Al preguntarle sobre las cifras de ventas y beneficios actuales, Jensen responde con un breve «Sin comentarios», pero añade: «En comparación con otras actividades de negocio de LEGO, nuestras cifras actuales son insignificantes. En la actualidad, LSP genera ¡menos de un uno por ciento de los beneficios totales de LEGO! Pero observando el mercado, hemos percibido que cada vez más y más consultores convencionales empiezan a compartir nuestro modo de pensar, así que sabemos que podemos jugar con un gran mercado potencial ahí afuera», afirma, convencido.

Compártelo: del.icio.us:Échale una mano a tu cerebro con LEGO Serious Play  digg:Échale una mano a tu cerebro con LEGO Serious Play  Y!:Échale una mano a tu cerebro con LEGO Serious Play  meneame:Échale una mano a tu cerebro con LEGO Serious Play