Infonomia, desde 2000

Yo S.A, el plan de tu vida

Por Jorge Mas

Uno de los factores que afecta al éxito de las empresas es su planificación de futuro, para la que se marcan unos objetivos que son alcanzados gracias a su estudiada gestión y organización. Por otro lado, una de las cualidades que tienen la gran mayoría de las personas de éxito es que saben lo que quieren, y fijan su vida en función de sus prioridades.

¿Qué ocurriría si dirigiéramos nuestra vida como una empresa, con una planificación y una gestión guiada por objetivos? Seguramente dejaríamos menos acciones al azar, y ello repercutiría en una mayor productividad para nuestras metas.

Cómo planificar mi Yo S.A

  • Realizar un análisis de situación de nuestra persona. Qué nos gusta hacer, en qué somos buenos, cuáles son nuestros sueños, qué queremos hacer en la vida, dónde nos vemos en cinco años, etc. Y todas aquellas preguntas que nos ayuden a situarnos.
  • Realizar un DAFO. Hacer una tabla con nuestros puntos débiles y puntos fuertes, y otra con nuestras amenazas y oportunidades, frente al mercado.
  • Realizar una lista de objetivos y metas. Una vez que tengamos una mayor idea de quiénes somos y adónde queremos ir, y de cuáles son nuestras aptitudes y actitudes, gracias al DAFO, elaboraremos los objetivos que queremos conseguir.
  • Realizar un plan de acción. De todos los objetivos fijados, realizaremos un plan de acción para conseguirlos con un calendario de seguimiento. Si la lista es muy grande es recomendable priorizar objetivos y ejecutarlos de tres en tres.

Una vez cumplidos todos estos pasos ya tendremos creada nuestra fase inicial del Yo S.A. De nuestra gestión dependerá la rentabilidad esperada cada año.

El Yo S.A. se puede establecer de la misma manera para nuestra vida personal, pudiendo crear YO PERSONAL S.A. y YO PROFESIONAL S.A.

La creatividad y los recursos destinados para gestionar nuestro Yo S.A. serán bien diversos dependiendo de la imaginación de cada persona. En el plan de acción se pueden establecer departamentos para concretar más las acciones establecidas, como por ejemplo:

  • Departamento de dirección: Gestionar nuestro plan, realizar un plan estratégico, etc.
  • Departamento administrativo y financiero: Nuestras cuentas e inversiones.
  • Departamento de marketing: Gestionar nuestra marca personal, buscar necesidades de nuestros públicos y satisfacerlas, etc.
  • Departamento de RRHH: Gestionar las personas de nuestro entorno con éxito, motivarlas, entusiasmarlas e influirlas.
  • Departamento de TIC: Aprovechar los recursos tecnológicos que poseemos y sacarles el máximo partido. Crear un blog, estar conectado en redes sociales, networking social, gestión del conocimiento on line, web 2.0, etc.

Y así podríamos seguir con más departamentos. Dependiendo de nuestro plan, dedicaremos más esfuerzos a un departamento u otro, incluso pudiendo subcontratar los departamentos a profesionales. Por ejemplo, si queremos mejorar nuestra marca personal, contrataremos a un experto en la materia, como puede ser Andrés Pérez, pionero en branding personal.

¿Que ocurriría si dirigiéramos nuestra vida como una empresa, con una planificación y una gestión guiada por objetivos?

Gestionando nuestra vida personal o profesional con metas concretas y un plan bien estructurado, tendremos más facilidades para conseguir nuestros objetivos y para poder entender si estamos más cerca o lejos de ellos.

Compártelo: del.icio.us:Yo S.A, el plan de tu vida  digg:Yo S.A, el plan de tu vida  Y!:Yo S.A, el plan de tu vida  meneame:Yo S.A, el plan de tu vida